miércoles, 29 de diciembre de 2010

Setas con salsa de nata al aroma de Pedro Ximénez

Hoy es el turno de la "Reina de los secanos de Castilla", la conocida como Seta de cardo. La carne de la Seta de cardo muy apreciada y suculenta : sólida, blanca, con sabor dulce y olor agradable.

Es cierto que cada vez es más difícil encontrar en los mercados setas de cardo salvajes, pero afortunadamente el cultivo industrial nos permite encontrarlas todo el año en mercados y supermercados.




La receta que os apunto, os garantiza el éxito total y absoluto en la mesa. La mezcla de sabores, dulce del vino, salado del jamón, junto con el aroma de las setas y el vino hacen que el plato sea sencillamente una verdadera gozada para el paladar.

Ingredientes:

  • 500 gr. de Setas de cardo
  • Jamón Serrano a tacos
  • 1 Cebolla
  • Una copa de Pedro Ximénez o vino oloroso (al gusto)
  • Nata liquida para cocinar
  • Sal y Pimienta
  • Aceite de Oliva Virgen Extra de Jaén
A guisar:


En primer lugar vamos a limpiar minuciosamente las setas para que no queden posibles restos de tierra. A continuación, las cortamos a tiras con las manos y las ponemos en un recipiente para el horno junto con la cebolla cortada en juliana. Salpimentamos, añadimos un chorro de Aceite de Oliva Virgen Extra de Jaén y ponemos a asar en el horno a unos 180º aproximadamente.

Mientras tanto, en una sartén con un buen chorro de Aceite de Oliva Virgen Extra salteamos ligeramente los taquitos de Jamón.

Cuando las setas estén asadas las añadimos a la sartén donde tenemos el jamón salteado, ponemos la copa de Pedro Ximénez, dejamos que queme el alcohol y añadimos la nata liquida. Dejamos cocer unos minutos a fuego suave y estará listo para servir.

Consejo: No olvidéis tener pan crujiente a mano ya que la salsa lo merece. Un blanco semidulce le va de lujo al plato.


viernes, 24 de diciembre de 2010

Besugo al horno al estilo de mi abuela

El besugo es uno de los pescados más apreciados en nuestra tierra, y seguro ha formado parte de muchos de vuestros menús típicos de Navidad.

En nuestras lonjas y mercados encontramos besugo de diversas procedencias. Aunque, desafortunadamente, es un pescado que ya no es tan abundante como antaño. Debemos distinguirlo entre otros pescados que se le asemejan y que en ocasiones se venden en pescaderías y mercados por besugo, como son la breca o el bicudo, que aunque siendo en estas especies su carne exquisita, no alcanzan la calidad y el sabor del besugo.


Podemos distinguir en el besugo una mancha negra característica en sus sus costados, que puede aclararse e incluso desaparecer al ir perdiendo frescura o en piezas muy pequeñas. La breca o el bicudo, carecen de la mancha negra, el cuerpo es más alargado, la cabeza más puntiaguda y su color difiere del besugo.

El modo más habitual de prepararlo es al horno, con cebolla cortada en juliana, tomate, pimiento morrón, ajo, un poco de vino, aceite de oliva y un chorrito de limón, y sin olvidarnos de las patatas. Se puede hacer tambien besugo a la sal o a la espalda. Otra forma sencilla de preparar es a la plancha, con sal, aceite y limón.


Ingredientes


  • 1 Besugo de unos dos kilos o un par de piezas pequeñas
  • Aceite
  • Cebolla
  • 1/4 kg.Patatas
  • Pimiento verde
  • Tomate
  • Vino blanco
  • Limón
  • Caldo de pescado
A guisar

En una besuguera, se rehoga muy ligeramente la cebolla, el tomate y el pimiento picado en juliana. Una vez rehogado, se cubre con las patatas cortadas en rodajas finas y se sazona todo con sal.


Se coloca encima el besugo al que le habremos realizado unas incisiones con un cuchillo y se le introducen medias lunas de limón. Se mete en el horno previamente calentado a unos 180 grados. Cuando esté el besugo a medio asar (15/20 minutos), se moja con el vino blanco y algo de caldo de pescado.


Se deja terminar de asar tomando de vez en cuando con una cuchara salsa del fondo de la fuente y regar con ella el pescado, para evitar que se seque y para que vaya tomando el sabor de los ingredientes. Se presenta en la misma besuguera.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Navidad Saludable

Ya esta aquí la Navidad. Es tiempo de celebraciones y "comilonas" en familia, con amigos o compañeros de trabajo, que en cierto sentido pueden llevarnos a un cierto descontrol que puede pasarnos factura  con el paso de los días haciendo que todo nuestro organismo se resienta.


Según los expertos, la población en general suele aumentar de media, unos 3 kilos durante las fiestas navideñas, "gracias" a estos ya tradicionales atracones sobre todo en las cenas que suelen ser demasiado copiosas.


Y es que es verdaderamente dificil resistirse a los manjares de la gastronomía tradicional navieña entre la que ocupan un lugar más que destacado los dulces típicos de estas fechas.

De cualquier manera la versión sana de estas fiestas también es posible. Solo tienes que poner un poco de tu parte.



Consejos para mantener una dieta equilibrada en Navidad para disfrutar sin culpas, y que enero no sea un largo mes de castigos.

1.Evitar abusar de grasas procedentes de la carne, sustituyéndolas por pescado, preferentemente asado al horno o a la plancha.

2.Tomar abundantes frutas y verduras, alimentos integrales y legumbres, todos ellos alimentos con alto contenido en fibra, que ayuda a no absorber parte de la grasa y el colesterol que se consume en la comida.

3.Se recomienda no empezar a comer con demasiado apetito, para evitar atracones. Para conseguirlo, lo ideal es hacer comidas intermedias, como la media mañana y la merienda. Un vaso de agua antes de empezar a comer es otra opción.

4. Lo recomendable es no saciarse completamente, aunque tampoco debemos quedarnos con hambre. es decir; hay que comer la cantidad justa, ni más, ni menos.

5.Normalmente, en las comidas de Navidad el menú es extenso. Es preferible servirse una pequeña cantidad de cada plato. Al final, la suma de cada uno supone una buena cantidad de comida, más que suficiente para saciarnos.

6. Limitar el consumo de alcohol, entre otras cosas, evita que al día siguiente tengas una resaca de caballo. 

7. Ayudarse de infusiones digestivas y depurativas para favorecer la digestión. Es decir, que en vez de tomarte dos copazos de pacharán para "hacer bien la digestión", te tomes solo un chupito y una mentica poléo.

8. Es recomendable compensar las comidas abundantes con comidas muy ligeras. Por ejemplo, si el almuerzo es copioso, la cena debe ser más ligera a base de fruta o una porción de queso fresco o una ensaladita ligera...

9. No aplicar la ley del más pobre: "Reventar antes que sobre". No intentar acabar las sobras y seguir comiendo cuando ya estamos llenos. Habrá días suficientes para acabarlas.

10. Procurar mantener una actividad física mínima, como subir o bajar las escaleras de la oficina o caminar media hora cada día.

Aquí os dejo unas ideas culinarias para  unos buenos menús navideños


Featured Posts