jueves, 8 de enero de 2009

El teléfono de la Alimentación Mediterránea cumple 1 año

El teléfono de la Alimentación Mediterránea (902 996 423) cumple su primer año de vida. El teléfono de la Dieta Mediterránea es una iniciativa que puso en marcha la Consejería de Agricultura y Pesca andaluza a principios de enero de 2008 con el propósito de mejorar los hábitos de consumo de los habitantes de Andalucía.



La iniciativa, abierta al público de lunes a viernes, en horario de 9.00 a 18.00 horas, nació a principios del pasado año con el objetivo de fomentar hábitos de vida saludable en la mesa, algo que se enmarca dentro de la campaña con la que el IEAMED persigue poner en valor la riqueza nutricional y cultural que atesora la gastronomía tradicional andaluza, amenazada ahora por un contexto de prisas que apenas deja tiempo a los ciudadanos para cocinar. De ahí la apuesta por la inclusión de la alimentación mediterránea en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco.

Cualquier pregunta sobre los hábitos nutricionales o sobre el estilo de vida es respondida por un grupo de expertos nutricionistas que ofrecen información sobre los alimentos más recomendables, la forma de cocción, los distintos tipos de dieta, los productos alimentarios y sus propiedades, la incorporación se suplementos vitamínicos y sus posibles riesgos o beneficios, el riesgo del fast food, etc. Además, esta iniciativa permitirá conocer un poco más las pautas nutricionales de los andaluces, aunque ello dependerá de su interés por una alimentación sana y consultan a través del servicio telefónico.

¿Qué se entiende por alimentación saludable?

Una alimentación saludable es aquella que cumple tres requisitos básicos: variedad, equilibrio y moderación. Ha de aportar todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona requiere para mantenerse sana.
En toda mesa deben predominar los productos de los cultivos tradicionales de la franja del Mediterráneo: el trigo, el olivo y la vid, sin descuidar la presencia de hortalizas, cereales, legumbres, frutas y pescado. De esta forma, se consigue una dieta baja en grasas saturadas, alta en grasas monoinsaturadas (aceite de oliva), equilibrada en ácidos grasos poliinsaturados (Omega 6 y Omega 3), rica en antioxidantes (frutas, frutos secos, verduras y legumbres) y abundante en fibra (frutas, verduras, legumbres y cereales).

Cómo reconocer el pescado fresco

El pescado, los moluscos y crustáceos constituyen una importante fuente de proteínas que pueden y deben cumplir la finalidad de actuar como alimento básico para el ser humano, siempre y cuando se hallen en determinadas condiciones para ser ingeridos.

Como es sabido, el pescado y todos los productos de mar están considerados como los más frágiles y perecederos alimentos, por lo cual es gran conveniencia disponer de métodos rápidos y seguros que permitir evaluar con una razonable seguridad los distintos grados de frescura.
Consumir pescado es bueno para la salud, eso lo sabemos desde hace años. Pero, ¿cómo reconocer un pescado realmente fresco una vez que estamos en la pescadería?
Estos consejos te ayudarán a seleccionar el mejor ejemplar para tu mesa.

  • Al observar un pez entero debes fijarte en su aspecto físico, su aroma. Esto es clave para el reconocimiento de un pescado apto. Un pescado rancio siempre olerá demasiado fuerte.
  • El pescado entero de mar debe lucir como si estuviera vivo: sus ojos deber ser brillantes, sus agallas rojas y húmedas.
  • Sus escamas deben estar bien adheridas al cuerpo.
  • El cuerpo debe ser elástico pero firme: si presionas con el dedo la carne debe volver a la posición inicial, no deben quedar pozos.
  • Lo más importante es una atención personalizada de un experto en pescados, para poder consultarle sobre las características y estado del pescado que vayas a consumir.
  • El comercio debe estar habilitado y la higiene debe ser la correcta; asimismo las instalaciones de conservación deben ser las adecuadas.

Featured Posts