sábado, 10 de noviembre de 2012

Costillas de ibérico al horno

La recetilla de hoy os va a encantar. Apenas unos ingredientes y unos minutos para su preparación antes de asar en el horno. Los más peques de la casa se chuparán los dedos y los mayores, ni os cuento.
 
Toma nota de los ingredientes:
  • Costillas ibéricas de cerdo
  • Unos ajos, tomillo, orégano, pimentón dulce, 1 pastilla de caldo de carne, y pimienta negra molida
  • Papas del terreno
  • Aceite de oliva virgen extra de los olivos de Jaén
  • Un par de cervezas (una para el asado y otra para el cocinillas)
     
 
 Al lío:

Lo primero que vamos a hacer es coger un mortero de los de toda la vida con unos ajos pelados, el tomillo, el orégano una cucharada generosa de pimentón dulce (si te gusta el picante, tú mismo) y una pastilla de caldo de carne. Majamos bien y añadimos un vaso de AOVE. Mezclamos bien el majado y reservamos.

Pelamos unas papas del terreno, las lavamos y las cortamos en rodajas de un centímetro y pico para que salgan gordicas.
 
En una fuente de horno, ponemos una cama de papas de fondo y sobre ellas ponemos las costillas. Rociamos todo el conjunto con el majado y lo dejamos macerar a su amor un par de horitas en el frigorífico.
 
Una vez pasadas las dos horas, calentamos el horno a 180/200º y metemos las costillas. Las dejamos asar unos 40/45 minutos transcurridos los cuales le vamos a añadir un biscuter de cerveza (se puede poner un vasito de vino blanco si  no te gusta el toquecillo amargo de la cerveza). Dejamos asar otros 40 minutillos y las costillas estarán de lujo.
 
 
Sería recomendable tener a mano un buen pan y un caldo tinto para acompañar.
 
Salud!!
 


 

jueves, 26 de julio de 2012

Champiñón a la plancha con ajo y perejil

El champiñón es nuestro protagonista en esta ocasión y con él hoy vamos a preparar una receta facil, barata y de un resultado realmente espectacular. ¿Hay quien de más?

El "champi" aporta muy pocas calorías a nuestra dieta: sólo 25 por cada 100 g. de producto. Los champiñones tienen unos 2 g. de fibra por cada 100 g. de producto, lo cual no sólo da sensación de saciedad, sino que también mejora el tránsito intestinal y protege frente al cáncer de colon y las enfermedades cardiovasculares.

Además de todas estas razones, hay que decir que resultan deliciosos al paladar y que gustan a grandes y pequeños.



Ingredientes:
  • Champiñones de un calibre mediano
  • Aceite de oliva virgen extra de los olivos de Jaén
  • Ajos, perejil y sal 
A guisar:
Lo primero que vamos a hacer es picar unos ajos bien finos en trocitos lo más pequeños posibles junto con el perejil y les damos un golpe de sartén, solo unos segundos, con unas gotas de AOVE (aceite de oliva virgen extra) y reservamos. Otra opción es poner en el vaso de la batidora un chorro de AOVE, los ajos y el perejil y batirlo todo.

Lavamos bien con agua fría los champiñones y les cortamos los tallos con las manos. Secamos bien y reservamos (los tallos los podéis picar y hacer un revuelto con un poco de jamón o unas gulas y unos huevos)

En el aceite que hemos sofrito los ajos, colocamos los champiñones boca abajo en una sartén o plancha. Una vez dorados, damos la vuelta y rellenamos el champiñón con el ajo, el perejil y unas gotas de aceite y dejamos un par de minutos para que se hagan lo justo para que queden crujientitos. Por último ponemos unos granos de sal gorda y espolvoreamos con un poco más de perejil bien picado.
  
Ojo. Es muy importante jugar con el calor de la plancha para que se nos hagan sin que se nos queme la base del champiñón y el resto se quede crudo.

También los podemos rellenar con un picadillo de ajo y perejil, unos trocitos de jamón finamente picado y unas gotas de aceite de oliva y gratinarlos con unos pequeños trozos d queso roquefort o adornarlos con unos huevos de codorniz a la plancha.


Asegúrate de tener a mano unvino tinto y sobre todo, buena compañía.

Featured Posts