miércoles, 5 de marzo de 2008

Un mundo de sensaciones


Son muchas las razones que hacen aconsejable utilizar aceite de oliva virgen extra en la cocina, donde resulta de una gran versatilidad. También en el terreno de la gastronomía se mantiene el paralelismo entre el aceite y el vino, pues según los gourmets existe un aceite adecuado para cada tipo de comida. El aceite debe elegirse con cuidado porque, tanto si se usa como aliño como para freír, influye decisivamente en el sabor del plato.

La elección de uno u otro tipo de aceite depende del gusto de cada cual, pero aun así una norma no escrita insiste en que los aceites de oliva virgen más suaves son ideales para las ensaladas y la verdura, al tiempo que los de un sabor más acusado dan juego con los fritos, parrilladas y asados.

Una verdad generalmente admitida es la de que el aceite de oliva virgen funciona a la perfección con las frituras, ya que no se degrada a altas temperaturas, no pierde sus cualidades y se puede volver a utilizar, al contrario de lo que sucede con otros aceites vegetales. En la sartén cunde más: aumenta a ojos vista por efecto del calor.

Al freír, el aceite de oliva virgen no penetra en la comida sino que le da su punto justo, de tal manera que no desfigura el sabor de los alimentos.

Tomado crudo, el aceite de calidad superior da lo mejor de sí y permite paladear todos los matices que componen su sabor. En esto se diferencia claramente de los insulsos aceites de semillas, que poseen un gusto neutro y estandarizado.

No debe olvidarse que el aceite de gusto más intenso corre el riesgo de comerse el sabor de los alimentos, ni que el de textura ligera quizá apenas se perciba si acompaña a platos fuertes.


El aceite, al contrario que los buenos vinos, no madura ni se hace mejor con el paso del tiempo. La botella abierta se debe gastar pronto, debido a que el contenido mantiene sus cualidades durante aproximadamente un año y a partir de entonces empieza a decaer, es decir, a enranciarse. Por eso es muy importante que al comprar una botella de aceite de oliva virgen extra se compruebe la fecha de envasado.

Las botellas o latas de aceite de oliva virgen deben guardarse en un lugar fresco y seco en el que estén resguardadas de la luz y del calor.

Aceite de oliva en ensaladas:

Para aliñar las ensaladas no escatimes en el precio, paga algo más, pero no te pierdas la delicia de tomarlas bañadas en un aceite de verdadera calidad. Compra varios tipos (siempre de oliva virgen extra de los olivos de Jaén, por supuesto), y varía de vez en cuando.

Te sorprenderá la enorme diferencia de sabor, olor y texturas que existe entre unos y otros según su lugar de origen y su Denominación de Origen. Es preferible emplear poco pero de la mejor calidad. Para freír, tienes que saber que el constante recalentamiento desencadena una reacción química que puede producir radicales libres, por lo que te recomiendo no los reutilices más de lo necesario. No mezclar con otros aceites y al freír no utilizar más de 5 ocasiones.

Cada aceite tiene su propia personalidad, con distintas combinaciones de aromas y sabores: las llamadas características organolépticas. Cada variedad de aceituna y zona geográfica produce aceites con características diferentes. A su vez, dentro de la misma variedad, se producen diferentes aceites de oliva en función del momento de recolección, clima, tipo de suelo, altitud…

Los mejores cocineros de vanguardia se aprovechan de las caracteristicas organolépticas propias de cada aceite para sacar el mayor partido a sus creaciones, utilizando un tipo de aceite de oliva virgen extra para cada elaboración culinaria.

Como en cualquier asunto relacionado con el paladar, no existen normas fijas, por lo que recomendamos que sea la experiencia propia la que descubra el aceite que mejor se adapte a nuestro gusto en la elaboración de las distintas recetas.

Desde el punto de vista nutricional y gastronómico, se aconseja utilizar aceite de oliva virgen extra, ya que al tratarse de zumo natural de aceituna, conserva mejor sus componentes y características ante procesos térmicos, como la fritura.

Beneficios para la salud

Es el aceite que más vitaminas aporta: e, a, y d. Es el más sano, saludable y de más fácil digestión
Los efectos beneficiosos del aceite de oliva virgen sobre el organismo son:
  • Aparato circulatorio: nos ayuda a prevenir la arteriosclerosis y sus riesgos.
  • No produce colesterol y es magnífico para las enfermedades circulatorias y cardiovasculares.
  • Aparato digestivo: produce una mejora en el funcionamiento del estómago y del páncreas.
  • Piel: posee un efecto protector y tónico de la epidermis.
  • Sistema endocrino: ayuda a mejorar nuestras funciones metabólicas.
  • Sistema óseo: estimula el crecimiento y ayuda a la absorción del calcio y la mineralización.
    Al contener ácido oleico, en crudo es beneficioso para el crecimiento óseo y el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso.
  • Es muy importante para la piel, debido a su aportación de vitamina E a la dieta
  • El Aceite de Oliva Virgen contiene vitamina E, por lo que -debido al efecto antioxidante de ésta sobre la membrana celular- está especialmente recomendado para la infancia y la tercera edad
  • Al ser natural, es un producto nutritivo y no engorda.

Continuará...

Featured Posts