domingo, 28 de septiembre de 2008

Huevos Fritos, Plato Nacional

No hay duda. Los Huevos fritos deberían ser calificados -junto con el Jamón y el aceite de oliva virgen extra- "Plato Nacional" o "Plato de Interés Gastronómico". Los huevos fritos son más que un plato. Representan un símbolo, una identidad nacional que forman parte de la historia gastronómica de este país. El huevo frito forma un matrimonio inseparable con el aceite de oliva virgen extra, y, como no, con unas buenas "papas alargás" fritas.


Freír un huevo es algo sencillo. Sin embargo, como en todo, seguro que hay gente que no sabe hacerlo, por lo que, algo que parece tan simple, se puede convertir en un autentico "desastre culinario".

Lo primero, es tener claro como te gusta el huevo frito, con puntilla o sin ella. Para empezar te diré que la puntilla es el borde un poco churruscadito de los huevos fritos. Evidentemente, dependiendo de como te guste el huevo utilizaras una u otra técnica a la hora de freírlos.

Para freír un huevo necesitaremos: Sartén, aceite de oliva virgen extra de Jaén, sal y por supuesto el huevo. Llegado este punto es de obligado cumplimiento que el huevo sea lo más fresco posible, por lo que si no sabes desde cuando tienes huevos en la nevera lo mejor será hacer unas pequeñas y simples comprobaciones.

Cómo saber si un huevo es fresco
  • Cogiendo el huevo con la mano, lo movemos de arriba a abajo con algo de fuerza. Si notas que el interior se mueve, es que el huevo no es fresco. En los huevos frescos la capa transparente se mantiene firme amortiguando la yema, por lo que el huevo parece sólido.
  • Si un huevo flota en agua, es que no es fresco. Los huevos frescos se hunden en el agua.
  • Si rompes el huevo y lo viertes sobre una superficie plana, como la sartén, si es fresco la yema se mantiene en el centro, mientras que si no lo es la yema se mueve saliéndose de la clara.

Como se fríe:

Es muy importante dejar que el huevo se caliente hasta temperatura ambiente si lo sacamos del frigorífico. Utiliza una sartén pequeña con abundante aceite que deberás calentar a temperatura media. Casca el huevo en un plato e introduce en el aceite cuando esté bien caliente. Rocía de aceite el huevo con la espumadera para que este se vaya haciendo y deja unos dos minutos en el fuego. Debes obtener el huevo con la yema caliente y líquida y la clara cuajada y dorada por los bordes. Añade un pellizco de sal y listo.

Consejo: Acompáñalos con unos ajos fritos y unas buenas "papas alargás" bien fritas, o con "papas a lo pobre" con pimientos fritos, o con chorizo, o jamón, o gulas, o con un par de chuletas de cerdo... o con lo que más te apetezca.


Cómo conservar un huevo

  • Los huevos se pueden guardar durante un mes en la nevera antes de consumirlos. Una vez cocido el huevo, puede conservarse durante una semana.
  • Es mejor guardar los huevos en la nevera dentro de sus cajas de cartón, ya que se evita que absorvan los olores de otros alimentos.

Para saber si un huevo está cocido o no, basta con girarlo sobre sí­ mismo. Si el huevo gira sin problemas, está cocido. Si le cuesta girar y tiembla al hacerlo, es que no está cocido.

Featured Posts