miércoles, 10 de junio de 2009

Oda al Cochino

  • Del cerdo, a un servidor, le gustan hasta los andares. Certero tópico típico a la hora de lanzar un piropo al cochino de los que huimos de lo "light" para revolcarnos en el placer de comer lo que nos de la real gana siempre dentro de unos cánones que marquen los límites razonables en el consumo y degustación de las distintas viandas con la que saciar a nuestro paladar.
  • En tiempos de crisis no hay nada como consumir los productos del cochino en cualquiera de sus variedades. Las preocupaciones se le olvidan a uno justo en el momento en el que comienza a preparar una buena barbacoa en el campo (ojo que ahora, y hasta octubre está prohibido en Andalucía) cuya base principal es el cerdo y sus productos.
  • ¿Acaso uno piensa en la letra del piso cuando se está metiendo entre pecho y espalda unas carnosas costillas a la parrilla a las hierbas provenzales?, ¿o cuando te pringas hasta los codos con unas buenas manitas de cerdo en salsa?, ¿quien se acuerda en la factura sanguinaria de la luz cuando entre las manos tiene un buen bocata de chorizo o morcilla de la matanza del pueblo?.
  • Pues eso, que hay que hacer en España como hacen los chinos, instaurar por decreto el Año del Cerdo que consiste, ni más ni menos, en comer, beber y ser feliz. Hoy os dejo una magistral "Oda al Cochino" del Nuevo Mester de Juglaría, un sensacional himno al marrano recogido en el álbum "A ti Querido Cochino".
ODA AL COCHINO


A ti querido cochino, digno de veneración.
Que eres regalo en el campo, y en la mesa bendición.
A ti querido cochino, mi animalito gruñón.
Que te entregas a los hombres, para su satisfacción.
Arrepentido y concrito, hoy te vengo a pedir perdón.
Por las veces que maldije, a los hombres con tu voz
Por las veces que he llamado, cerdo guarro puerco y chón.
A ladrones y canallas, de torcida condición.
También me arrepiento ahora, en pública confesión.
Por los reproches que te hice, por aquello del colesterol.


Por ello señor cochino, yo te vengo a pedir perdón.
A glorificar tu vida, y a nombrarte mi santo patrón.
Por ello señor cochino, yo te vengo a pedir perdón.
A glorificar tu vida, y a nombrarte mi santo patrón.
Por ello señor cochino, yo te vengo a pedir perdón.
Viva san puerco cochino, de los santos el mejor.





“Oda al Cochino”
Recogido en el Álbum “A ti Querido Cochino”
Nuevo Mester de Juglaria

Featured Posts