martes, 22 de febrero de 2011

Champiñón al vino blanco

Hoy vamos a cocinar el hongo sin duda más popular de todos los que podemos encontrar en nuestros mercados.

Económico, de escaso nivel calórico, elevado valor nutricional y rico en agua, el champiñón se convierte en un alimento que se puede incluir en prácticamente cualquier dieta. Además destacan su gran número de vitaminas, minerales, proteínas y aminoácidos que proporcionan a nuestro organismo los nutrientes necesarios para un perfecto rendimiento.

En revueltos, tortilla,  como  aperitivo o entrantes, de guarnición o como plato principal, el champiñón se convierte en un plato lleno de energia y de sabor.



Ingredientes:
  • 1/2 kg de champiñón
  • Unos dientes de ajo
  • Un vaso de vino blanco
  • Una pastilla de caldo
  • Colorante (opcional)
  • Guindilla cayena (opcional)
  • Jamón serrano (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra de Jaén
A Guisar:
 
Lo primero que vamos a hacer es limpiar bien los champiñones de tierra e impurezas y cortarlos en "gajos" o láminas. En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra de Jaén, freímos los ajos laminados sin que lleguen a dorarse demasiado. Agregar champiñón y "marear" con una cuchara de madera con cuidado de no romperlos. Añadimos la pastilla de caldo y seguimos salteando un par de minutos.
 
Es el momento de añadir el vasito de vino blanco. Cuando rompa a hervir le ponemos el colorante y cocer unos diez minutos. Espolvorear con perejil picado antes de servir.
 
Si vais a dejar mucho tiempo el champiñón cortado antes de cocinarlo, rocíalo con el zumo de un limón para que no se oscurezca.

Por cierto que puedes añadir también unos taquitos de jamón serrano y una cayena si os gusta el picante. Un lujo.

Featured Posts